ADD SOME TEXT THROUGH CUSTOMIZER
ADD SOME TEXT THROUGH CUSTOMIZER
La importancia de una adherencia en la Duramadre en causas como la escoliosis

Jaume

17 diciembre 2018

No hay comentarios

Inicio Kinesiologái Holistica

La importancia de una adherencia en la Duramadre en causas como la escoliosis

La importancia de una adherencia en la Duramadre en causas como la escoliosis

La duramadre es la membrana más externa de las tres, que recubren y protegen, tanto la médula espinal, como el cerebro. Anatómicamente se inserta a la altura de la segunda y tercera cervical e inferiormente se inserta en la parte dorsal de la segunda sacra y del primer segmento del coxis. Dicha membrana, tiene una consistencia rígida en vez de elástica, a la vez puede flexional o extenderse pero no alargarse, por lo que un giro brusco, o cualquier tensión traumática puede hacer que permanezca girada, sin volver a su estado natural, y esto produce una serie de desequilibrios, tanto mecánicos como electromagnéticos. En su parte anterior se halla en contacto con el ligamento común posterior.

Este giro o torsión de la duramadre es lo que se llama: TORSIÓN DURAL.

Mecánicamente, puede hacer que la pelvis tienda a girar en la misma dirección que la duramadre, produciendo el consiguiente desequilibrio pélvico y lumbar.

Por otro lado, también puede crear un desajuste a la altura de la segunda y tercera vértebra cervical. Al ser mantenido el giro dural existirá una rotación pélvica que aumente el giro, por tanto generada la tensión; pero el giro contrario aliviará la tensión. Por eso hay gente que se siente más cómoda con un cruce de piernas o/y otro. 

Esto ocurrirá cuando caminamos, corremos, o simplemente cruzamos las piernas. La tensión también crea un acortamiento de la columna vertebral y por lo tanto de la estatura, que podrá recuperase, en ocasiones, entre 2 y 3 centímetros.

La tensión dural hace que disminuya el ritmo del fluido cefalorraquídeo, y que aumente su densidad, con el consecuente conflicto de información dentro del sistema nervioso y el stress craneal que aquello supone.

Por tanto en niños con escoliosis, que con un rápido crecimiento y una tensión dural han podido desviar su columna, y con unos ejercicios de rehabilitación, natación, o cualquier otra actividad que haga forzar dicho giro, lo único que se ha hecho es aumentar la desviación de columna.

A la hora de realizar cualquier corrección estructural y energética es imprescindible haber devuelto a su normalidad la duramadre, sin ello cualquier corrección no durará y volverá de nuevo el problema.

Según especialistas e investigadores en terapia sacro-craneal, la duramadre (pieza de vital importancia en cualquier ajuste craneal) está conectada a la arteria carótida y ésta a su vez con el pericardio, por medio de fascias.

Y el pericardio (funda que recubre el corazón) está conectado al diafragma. El libre funcionamiento del diafragma es vital para poder realizar cualquier reequilibrio de los meridianos de acupuntura, para el trabajo de antigimnasia, para estados de ansiedad, miedo, angustia, stress, etc.

Según Francois Ricard D.O., las adherencias (es menos que una torsión) no fisiológicas de la duramadre sobre las vértebras puede afectar de alguna u otra forma.

Las arterias y venas que riegan la médula espinal y las raíces raquídeas. La vascularización de los centros nerviosos puede llegar a ser perturbada, lo que podría suponer:

  • “Una hiper excitabilidad y una facilitación de los impulsos motores.
”
  • Una “parasitación” de las informaciones sensitivas que alcanzan la médula espinal.
  • “Una perturbación del tono ortosimpático con posibilidad de:
  • Facilitación de los impulsos motores viscerales.
  • Modificaciones de la vasomotricidad de las arterias que vascularizan el 
sistema nervioso.
  • Modificaciones de las reacciones alérgicas e inmunitarias.
  • Modificaciones endocrinas.
  • Modificaciones en la excitabilidad y la conductividad de las neuronas.
  • Modificaciones en la circulación y difusión de líquido cefalorraquídeo.
  • Alterar la movilidad de la unidad vertebral.
  • Alterar la movilidad sacrocraneal, responsable de:
  • Restricciones de la movilidad de los huesos craneales.
  • Mal drenaje venoso y éxtasis sanguíneo (favoreciendo la aparición de migrañas). 
Si es genética desde los 8 años y que la madre la tiene es mas difícil. Si es a raíz de una caída.
  • Molestias a nivel de las arterias (vértigos, alteraciones de la memoria y de la atención, pérdidas de conocimiento, dislexia, acufenos…). 
 Niños que se han caído innumerables veces.
  • Neuropatías por compresión de los nervios craneales.
  • Alteraciones endocrinas (hipófisis y pineal).

Además puede estar causada por multitud de factores y al mismo tiempo puede ser causa de multitud de síntomas:

  • Esta lesión puede dar problemas al sistema endocrino.
  • Es una de las principales causas de la escoliosis.
  • Cuando el íleon derecho está anterior, se dará el paso derecho más largo. (es lo más común)
  • En los niños suele comenzar con un golpe en el sacro.
  • Esta lesión puede dar problemas de senos nasales y craneales.
  • Dolor de espalda. En especial al levantarse en las mañanas y al hacer el gesto de lavarse la cara.
  • Dolor crónico en el cuello.
  • Cansancio después de andar o nadar.
  • La duramadre pasa por el foramen intervertebral, en la flexión se tensa y en la extensión se relaja, sí en flexión tira más de uno de los forámenes (L5 y C2 suelen ser los peores) causará presión sobre el nervio.
  • Otra causa de la rotación puede ser una anestesia epidural mal puesta.
  • Accidentes donde hay una tracción de la duramadre.
  • Esguinces mal curados u otras lesiones que afecten al caminado.
  • Crecimiento exagerado en los niños.
  • Alergias.

Las Causas:

  • La causa más común es la caída sobre el cóccix.
  • Caída de una bicicleta.
  • Un amago de caída.
  • Si escuchas un perro detrás de ti fuerte contraes glúteo. Contraes el cóccix y el sacro.
  • Una agresión por detrás.
  • Si hablo por teléfono  y  recibir un shock emocional.
  • Por eso después de corregir la torsión dural puede volver por un shock emocional.
  • Cuando te caes el cóccix se empieza a flexionar.

Si el cuerpo no es capaz de corregir torsión dural los síntomas aparecerán en el tiempo. Meses o años después. Cualquier caída afecta a la torsión dural.

Con esto no queremos decir que se puedan corregir todas las escoliosis. Pero si podemos hacer que no vayan a más así como prever posibles escoliosis de no origen visceral.

Por Jaume Valls Richarte

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.