La importancia de las enzimas digestivas en nuestra salud

ENZIMAS DIGESTIVAS
kinesiologia

La enzimoterapia nace con los descubrimientos del Dr Max Wolf a principios del siglo XX. Wolf descubrió que la adición de enzimas a la sangre de personas enfermas de cáncer restablecía su función destructora de células cancerosas. Una combinación de enzimas proteolíticas de procedencia vegetal y animal le permitió mejorar considerablemente este efecto. Las combinaciones óptimas después de numerosos trabajos le permitieron averiguar que las hidrolasas procedentes de diferentes fuentes animal vegetal o microbiana eran los mejores.

Las enzimas tienen especifidad de acción. Cada encima se especializa en un tipo de reacción.

Las enzimas tienen especifidad de sustrato. Una enzima se une específicamente a un sustrato. El sustrato es la molécula sobre la que la enzima ejerce su acción catalítica. Cuando el sustrato se une a la enzima, formando un complejo, comienza la fase de transición hacia el desenlace de la reacción. Se producen productos derivados del sustrato.

La unión al sustrato se realiza por una zona específica de la enzima: el centro activo.

Algunas enzimas requieren de la presencia de estructuras no proteicas, éstas pueden ser:

  • cofactor cuándo se trata de iones o moléculas inorgánicas o
  • coenzima cuando es una molécula orgánica como algún oligopéptido, algunas vitaminas etcétera.

Las enzimas son muy sensibles a cambios de pH y temperatura. Tienen un pH óptimo de actividad. Cambiar el pH puede afectar a la cinética de las reacciones. Por ejemplo: la pepsina del estómago, presenta un óptimo efecto pH 2 y la fosfatasa alcalina del intestino un pH 12.

A temperaturas bajas las enzimas se hallan muy rígidas y dificulta su adaptación al sustrato. Si la temperatura es elevada (mayor de 50ºC) la proteína se desnaturaliza y cesa bruscamente su actividad

Tipos de enzimas:

  • Oxidorreductasas: reacciones de óxido reducción.
  • Transferasas: transfieren grupos funcionales.
  • Hidrolasas: reacciones de hidrólisis.
  • Liasas: añaden grupos funcionales a dobles enlaces.
  • Isomerasas: reacciones de isomerización (transferencia de grupos funcionales dentro de la misma molécula para formar su isómero).
  • Ligasas: forman enlaces C-C, C-S, C-N, C-O, con gasto de ATP.

Las enzimas del organismo:

Podemos encontrar dos ámbitos de actuación: metabólico endógeno, en las cuales las enzimas pueden ser de diversos tipos y digestivo exógeno, en este caso, las enzimas digestivas son hidrolasas (hidrolíticas):

  • Proteasas: también denominadas enzimas proteolíticas procesan las proteínas.
  • Amilasas: procesan los hidratos de carbono y los almidones.
  • Lipasas: procesan las grasas o lípidos.

Se conocen unas 22 enzimas digestivas distintas. Participan en la digestión, metabolización y transformación de los nutrientes alimenticios en formas químicas adecuadas para la asimilación. Catalizan las reacciones químicas que tienen lugar durante todo el proceso de la digestión. Cada uno de los 7 grupos de alimentos requiere enzimas específicos para su procesamiento.

ÓRGANO ENZIMAS SUSTRATO
Glándulas salivares Amilasa salivar (Ptialina) Hidratos de carbono
Estómago Amilasa

Lipasa

Pepsina

Renina

Hidratos de carbono

Lípidos

Proteínas

Lácteos

Intestino delgado Aminopeptidasa

Dispeptidasa

Lactasa

Fosfatasa

Maltasa

Sucrasa

Polipéptidos

Dipéptidos

Lactosa

Fosfatos

Maltosa

Sucrosa

Páncreas Amilasa

Quimotripsina

Lipasa

Tripsina

Almidón y glucógeno

Polipéptidos proteicos

Lípidos

Polipéptidos proteicos

La mayor parte de las enzimas provienen de los jugos pancreáticos vertidos al intestino durante la digestión.

Las principales fuentes alimentarias de enzimas son los alimentos crudos y no procesados. Los alimentos procesados hervidos fritos horneados han perdido la mayoría de enzimas debido a las altas temperaturas.

Cuando nuestra dieta es rica en crudos y frescos, el organismo puede reducir la síntesis de algunas enzimas endógenas. Eso es beneficioso dado que evita el agotamiento metabólico precoz. Una dieta continuada de alimentos pobres en enzimas se asocia a la depleción enzimática que deriva en digestiones parciales y dispepsias.

CAUSAS DEL AGOTAMIENTO ENZIMÁTICOS:

Con la edad se reduce la capacidad de síntesis endógena. El estrés también influye, así como la fibrosis quística, la celiaquía, la hipoclorhidria, la pancreatitis etcétera. Si la síntesis endógena agota su reservas, el sistema inmunitario comienza a asumir parte de las funciones digestivas llevándolo a un compromiso de su función defensiva.

CONSECUENCIAS DEL AGOTAMIENTO ENZIMÁTICO:

Cuando las reservas enzimáticas agotan se induce una sobrecarga funcional sobre órganos como el páncreas. Esto produce síntomas como: fatiga, envejecimiento prematuro y aparición de enfermedades. Las proteínas parcialmente procesadas inducen numerosos procesos degenerativos, pasan al torrente sanguíneo sin ser fraccionados en sus aminoácidos constituyentes. Esto da lugar a numerosas enfermedades de tipo autoinmune (reumatismos, lupus…), degenerativas (cáncer) y/o alergias.

LA TERAPIA ENZIMÁTICA:

Para la enzimoterapia se utilizan enzimas digestivas hidroliticas, principalmente proteasas que se han aislado de fuentes animales o de fuentes vegetales.

En el caso de las vegetales se pueden aislar de las frutas y vegetales sin procesar. Las animales de extractos pancreáticos.

  • Las enzimas de origen animal pancreático son pancreatina, quimiotripsina, tripsina, amilasa y lipasa.
  • Las enzimas de origen vegetal son papaína y bromelina enzimas.
  • De origen fúngico son lipasas, amilasas y proteasas.

Parece ser que la eficacia terapéutica es mayor si se combina las de origen vegetal con los de origen animal.

  • Bromelina: enzima proteolítica vegetal extraída del corazón del corazón de la piña favorece la digestión de las proteínas.
  • Papaína: se extrae el látex de papaina de papaya verde. De ella deriva la prolasa una enzima proteolitica similar a la pepsina pancreática que favorece la digestión proteica
  • Pancreatina: extracto pancreático compuesto por amilasa, lipasa y proteasas que favorece la función intestinal.
  • Pepsina: enzima digestiva que desintegra las proteínas en el medio ácido gástrico.
  • Lipasa: enzima digestiva que degrada la grasa .
  • Amilasa: procede de Aspergillus oryzae, procesa almidones glucógeno y polisacáridos específicos
  • Celulasa: enzima extraída de Aspergillus. Procesa la celulosa y los glucanos hallados en los alimentos ricos en fibra
  • Quimiotripsina: enzima de procedencia animal que procesa las proteínas.
  • Lactasa: procedente de levaduras y hongos, procesa la lactosa contenida en los alimentos lácteos
  • Tripsina: enzima de procedencia animal que puede procesar los péptidos y aminoácidos contenidos en los alimentos proteicos
  • Ácido clorhídrico: estimula la digestión y contribuye a la acción de las enzimas especialmente la pepsina.

Los suplementos enzimáticos se presentan en cápsulas, tabletas, gránulos, polvo o goma masticable.

Ingeridos entre comidas son beneficiosos para la disolución de partículas proteicas halladas en el torrente sanguíneo (proteasas y lipasas). Tomar fuera de las comidas 30 minutos antes o 2 horas después con suficiente agua.

Para las funciones digestivas de las enzimas, se deben tomar durante o después de las comidas de esta forma se reduce el estrés sobre el páncreas.

APLICACIONES DE LAS ENZIMAS:

  • Alteraciones digestivas:
    • Dispepsia, retención de líquido en la cavidad abdominal, pancreatitis crónica…
    • Ulceraciones e inflamaciones digestivas, alergia alimentaria, celiaquía, colitis ulcerosa…
  • Inflamaciones y anquilosamiento en general:
    • reumaticas artritis artrosis espondilitis anquilosante
    • traumatismos habituales y deportivos hombro rígido codo de tenista etcétera
    • ITIS de ORL, bronquitis, asma, mucosidad espesa
  • Cardiocirculatorio
    • arterosclerosis
    • venas varicosas, tromboflebitis, afecciones venosas crónicas (piernas cansadas y tobillos hinchados).
  • Intervenciones quirúrgicas odontoestomatológicas y de Medicina Deportiva: reduce y previene la aparición de edemas postoperatorios
  • Inmunodeficiencias e infecciones: SIDA, herpes zoster, cistitis, prostatitis, ovaritis, salpingitis, sinusitis.
  • Enfermedades degenerativas: cáncer y tumores, linfoedema, ensayar en esclerosis múltiple y ELA, miastenia gravis, dermatomiositis y polimiositis, distrofia muscular, psoriasis…

Como hemos visto es muy importante unos niveles correctos de ácido clorhídrico para la el trabajo de las enzimas, especialmente la pepsina, que se encarga digerir las proteínas. Hay una prueba que podemos realizar en casa, para medir nuestros niveles de ácido clorhídrico.

TEST:

 

  1. Filtro de falta de enzimas.
  1. LC de los puntos reflejos de las distintas Enzimas.

El terapeuta hace LC en los puntos reflejos de las enzimas, nos indica déficit de la enzima correspondiente.

Puntos reflejos:

  1. Enzimas Salivares (Ptialina) Debajo de la mandíbula vertical que pasa por la esquina externa del ojo.
  2. Enzimas Gástricas(Pepsina) Entre el apéndice Xifoides y costal derecha.
  3. Ácido Clorhidrico. Entre el apéndice xifoides y el cartílago costal, a la izquierda. Si es el paciente el que se toca y da AR indicará un exceso de segregación. Si toca el terapeuta y da AR, indicará falta de secreción.
  4. Enzimas Pancreáticas. (Ayudan hacer la digestión) A 1 cm lateral y superior del ombligo.

CORRECCIÓN:

  • Alimentos ricos en enzimas: Piña (Bromelaína), Papaya (Papaína), Aguacates, Plátanos, Dátiles. Hacen la función de la Pepsina.
  • Suplementación:
  • Nutergia: Ergypaina, Entezym masticable, Ergylase
  • Solaray: Bromelaina, Absor-N-Zyme, Kal-N-Zyme, Betaina HCL (en casos de Hipoclorhidria), Super Enzymes.
  • Bonusan: Gastrozym, TMG/Betaína en polvo, Prebio Complete.

Por Gaizka Andueza

No se han encontrado comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*